Actualizado en 17/06/2013

CALAMBRES | Causas y tratamientos

Calambres nocturnos, calambres en las piernas, calambres frecuentes, bananos para el calambre… en este texto explicaremos lo que es el calambre, por qué surge y qué hacer para evitar su aparición.

El calambre es un espasmo o contracción involuntaria de los músculos, normalmente muy doloroso, que puede durar entre algunos segundos hasta varios minutos. El calambre puede afectar uno o más músculos a la vez.

Cualquier músculo voluntario puede presentar esas contracciones. Los más comunes son:
Calambres
- Pantorrillas o gemelos.
- Músculos anteriores y posteriores del muslo.
- Pies.
- Manos.
- Cuello.
- Abdomen.

Causas de los calambres

Se cree que la causa básica del calambre es una hiperexcitación de los nervios que estimulan los músculos. Esta hiperexcitación es causada por:

- Actividad física vigorosa (el calambre puede ocurrir durante o después del esfuerzo físico).
- Deshidratación (importante causa en longevos y en quienes usan diuréticos).
- Trastornos hidroelectrolíticos, principalmente depleción de calcio y magnesio.
- Fractura ósea (como autoprotección, los músculos alrededor de la lesión se contraen involuntariamente).
- Alteraciones metabólicas como diabetes, hipotiroidismo, alcoholismo e hipoglicemia.
- Enfermedades neurológicas como Parkinson, enfermedades de la neurona motora o enfermedades primarias de los músculos (miopatías).
- Insuficiencia venosa y várices en las piernas
- Largos periodos de inactividad (quedarse sentado en posición inadecuada, por ejemplo).
- Alteraciones estructurales, como pie plano y el genu recuvatum (hiperextensión de la rodilla).
- Hemodiálisis.
- Cirrosis hepática.
- Deficiencia de vitaminas B1, B5 y B6
- Anemia (lea: ANEMIA | Síntomas y causas).

Mucho se comenta sobre depleción de potasio como causa de calambres. En realidad, la hipocalemia (bajos niveles sanguíneos de potasio) puede causar contracciones involuntarias, sin embargo sus principales síntomas son la debilidad y la parálisis muscular. El calcio y el magnesio son causas más importantes y comunes de calambres.

Algunas drogas pueden ser causa de calambres:

- Diuréticos, principalmente la furosemida (Lasix®).
- Donepezil (usado para la enfermedad de Alzheimer).
- Neostigmina (usada en la miastenia gravis).
- Raloxifeno (usado para osteroporosis y cáncer de mama).
- Medicamentos para hipertensión, principalmente la nifedipina (Adalat®).
- Broncodilatadores para asma como el salbutamol.
- Medicamentos para colesterol como el clofibrato o lovastatina.

En personas con más de 60 años, los calambres frecuentes pueden ser señales de aterosclerosis, que lleva a la disminución de la circulación sanguínea en determinado grupo muscular por obstrucción del flujo por placas de colesterol

¿Cómo evitar los calambres?

Para evitar el calambre debe realizarse una buena sesión de estiramiento antes y después de hacer ejercicio, principalmente en el caso de los sedentarios. También es importante una buena hidratación antes, durante y después del esfuerzo físico, y evitar ejercicios en días muy calurosos.

Existe un buen número de personas que presentan calambres nocturnos, principalmente en los miembros inferiores (pantorrilla y pies). En general, estas personas presentan el llamado calambre nocturno idiopático (idiopático significa sin causa aparente). Son personas normalmente con un historial familiar de calambres, en los cuales no se consiguen detectar ningún tipo de alteración que justifique el cuadro. Para estas personas, se recomienda un programa de estiramiento 15 minutos antes de dormir, así como dar preferencia a alimentos ricos en calcio y magnesio, mantener una buena hidratación a lo largo del día y evitar el sedentarismo.

Algunas personas necesitan zapatos especiales para evitar contracciones involuntarias y calambres en los pies.

El estiramiento parece ser el mejor método para prevenir calambres, principalmente cuando éstos ocurren en las piernas. Es importante destacar que no será de un día para otro que el estiramiento dará resultado. Es necesario por lo menos algunas semanas con estiramientos diarios para que el músculo tenga más resistencia a las contracciones involuntarias.

Hidratación adecuada y estiramientos frecuentes resuelven los problemas de la mayoría de las personas con calambres idiopáticos. El mejor modo de controlar el grado de hidratación del cuerpo es a través del color de la orina. Las personas deshidratadas presentan una orina muy amarilla y normalmente de olor fuerte, mientras que un cuerpo hidratado produce una orina clara y sin olor (lea: ORINA CON OLOR FUERTE).

Existen algunos medicamentos, como vitamina E, complejo B, verapamilo, cloroquina y gabapentina que pueden ayudar en casos específicos, pero que sólo deben ser administrados después de una evaluación médica.

El agua tónica posee pequeñas cantidades de quinina, una sustancia que también parece prevenir calambres. Existen relatos de experiencias en las cuales se registra una mejoría respecto a los calambres nocturnos algunos días después de estar ingiriendo agua tónica durante las noches.

Calambres en la hemodiálisis

Pacientes con insuficiencia renal en hemodiálisis son un caso aparte. El calambre es una señal de reducción del flujo sanguíneo hacia el músculo acometido. En general, ocurre por la retirada en exceso de líquidos durante las sesiones de hemodiálisis o por dosis elevadas de antihipertensivos. Pacientes con calambres que no usan antihipertensivos deben aumentar su peso seco (peso después de la sesión de hemodiálisis). Aquellas personas con calambres, pero que usan medicamentos para la hipertensión, deben tratar de suspenderlos o reducir la dosis, incluso si la presión aún está mal controlada.

¿El banano evita calambres?

Esa idea de que la banana evita calambres es un poco confusa. La fruta es rica en potasio, carbohidratos (glucosa) y agua. Durante el esfuerzo físico existe por parte de los músculos una gran demanda de energía (glucosa). Después de algún tiempo de ejercicio, el músculo agota sus reservas de glucosa y pasa a utilizar otros medios para generar energía. Una de las causas de calambres es la acumulación de ácido láctico, que es “basura” metabólica, después de la generación de energía con baja utilización de glucosa. Una buena hidratación ayuda a “lavar” ese exceso de ácido láctico de la circulación y evita los calambres.

Por lo tanto, teóricamente el banano ayuda porque repone los niveles de potasio, hidrata y proporciona energía (glucosa) para los músculos. Eso es cierto para los calambres causados por ejercicios. No obstante, esta indicación no funciona con mucha gente. La respuesta parece ser de carácter individual, pero como el
banano no le hace mal a nadie, no se pierde nada con probar.

Este texto fue traducido por Carlos Ordóñez
Versión en portugués: CÂIMBRAS | Causas e tratamento