Actualizado en 24/06/2013

CONDÓN | Cómo colocar el condón

 El preservativo masculino, popularmente conocido como condón, es el método anticonceptivo más utilizado en el mundo. El condón tiene una gran ventaja respecto a otros métodos: ayuda a prevenir no sólo el embarazo, sino también la transmisión de enfermedades de transmisión sexual (ETS).

En este texto vamos a tratar de abordar todo lo que sea de importancia respecto al condón masculino: eficacia, cómo colocarlo, sugerencias, ventajas y desventajas.

¿Qué es el condón?

El condón es un anticonceptivo de barrera, es decir, impide que las secreciones penianas y vaginales entren en contacto. De este modo, hay posibilidad de prevención no sólo del embarazo, sino también de las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Otros métodos como los anticonceptivos orales y el DIU, por ejemplo, impiden apenas el embarazo, sin actuar contra el riesgo de ETS.

El condón es hecho normalmente de látex o poliuretano. Por lo general, un condón tiene 19 cm de largo, 5 cm ancho y 0,07 mm de espesor. Existen modelos con variaciones en las tres medidas. Además de los tamaños, los condones pueden variar de formato, color, olor, sabor, lubricación y presencia o no de espermicida.

Todas estas variaciones descritas afectan apenas la comodidad del usuario; ninguno de estos factores, incluido el espermicida, influye en la efectividad del preservativo. En realidad, el condón con espermicida no es más eficaz que el condón sin espermicida, y más bien este último está relacionado con la aparición de infecciones urinarias (cistitis) en las parejas. Actualmente, indicamos siempre condones sin espermicidas.


Eficacia del condón

Condón

La eficacia del condón debe ser evaluada de dos maneras:

- Eficacia contra el embarazo.
- Eficacia contra las ETS.

Independientemente del modo de evaluación, la eficacia del condón está directamente relacionada a su uso correcto. Más abajo enseñaremos la forma correcta de colocar y usar el condón.

1) Eficacia del condón contra el embarazo

Cuando es usado de forma correcta, el condón presenta una eficacia del 98% contra el embarazo. Cuando es usado de modo intuitivo, es decir, colocado sin mayores orientaciones o cuidados, la eficacia decae al 85%.

2) Eficacia contra ETS

El uso correcto del condón es actualmente la principal arma en la prevención de las enfermedades de transmisión sexual. Su eficacia varía de una enfermedad a otra, sin que sea considerado 100% eficiente en ningún caso. Por ello, además del uso correcto del condón, es muy importante que el individuo evite comportamientos de riesgo, como tener múltiples compañeros (as) sexuales.

El condón es sumamente eficiente contra la transmisión del virus VIH (lea: SÍNTOMAS DEL VIH Y SIDA). El riesgo de transmisión del virus durante un única relación sexual con condón, colocado y usado de forma correcta, es prácticamente nulo.

Los casos de transmisión suelen ocurrir en aquellas parejas serológicamente discordantes, o sea, un VIH positivo y un VIH negativo, que tienen relaciones sexuales frecuentes. Aún así, el condón es un excelente método de protección. Un trabajo realizado en 2001 acompañó a 587 de estas parejas y demostró que en apenas once de ellos el/la compañero(a) acabó infectado(a). Fíjese, estamos hablando de personas que mantuvieron relaciones sexuales frecuentes con compañeros(as) infectados(a).

El condón también es eficiente en la prevención de otras ETS, no obstante, con tasas de éxito menores que contra el VIH. Entre las ETS que presentan significativa reducción de transmisión podemos citar:

-Gonorrea y clamidia.
-Sífilis (lea: SÍFILIS | SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO).
-Herpes genital (lea: HERPES GENITAL | Síntomas y tratamiento).
-HPV.
-Hepatitis B.

Lo más importante es entender que el condón es una poderosa arma contra la diseminación de las enfermedades de transmisión sexual, no obstante, no es infalible y en muchos casos su rendimiento está lejos de ser el ideal.

Si por un lado el papel de algunos grupos religiosos contrarios al uso del condón puede ser considerado irresponsable, por otro, las campañas de promoción del preservativo sin que haya el debido esclarecimiento pueden incentivar comportamientos de riesgo, lo cual podría reducir los efectos benéficos del uso frecuente del condón.

Por lo tanto, para reforzar, el condón debe ser usado en toda relación sexual en la que no exista intención reproductiva, pues éste reduce significativamente el riesgo de la transmisión de enfermedades; no obstante, un comportamiento de riesgo reincidente disminuye su eficacia, exponiendo al individuo a riesgos.

Pros y contras del condón

Pros:

Es un método anticonceptivo inmediatamente reversible.
Protege contra el embarazo y las ETS.
Es barato, de fácil acceso y no requiere prescripción médica.
Es simple de usar.
Puede ser cargado por hombres y mujeres.
Prácticamente no existen reacciones adversas a su uso.
Ayuda a controlar la eyaculación precoz.

Contras:

Algunos hombres se quejan de pérdida de la sensibilidad del pene.
Algunos hombres pierden la erección cuando se da la interrupción del acto sexual al momento de colocarse el condón.
El uso del condón necesita de la aprobación de la pareja.
Su uso puede llevar a la falsa impresión de protección completa y sin fallas.
Algunas mujeres tienen vergüenza de llevar condones por temor a ser tachadas de promiscuas.
Algunas religiones no permiten su uso.
Cómo colocar el condón / cómo usar el condón

Para que el condón sea un método eficaz de control de natalidad y/o de transmisión de enfermedades, sólo es necesario que se use correctamente. A pesar de ser un método muy simple y prácticamente intuitivo, algunas reglas deben ser respetadas. Algunas de las sugerencias abajo pueden parecer obvias, pero están entre las principales causas del mal uso.

Compre condones en lugares autorizados, como farmacias y máquinas automáticas. Evite comprarlos a vendedores ambulantes o en lugares cuyo almacenamiento no sea adecuado. En algunos países, hay que tomar en cuenta la presencia de algún sello de calidad. Otro punto importante es la fecha de caducidad del producto; si la envoltura está dañada, rechace el condón.

El condón debe ser guardado en lugares frescos, no húmedos, y lejos de los rayos solares. El carro no es un buen lugar para almacenarlos, a no ser que el mismo permanezca siempre estacionado en lugares cubiertos. En la billetera o en la cartera, el tiempo máximo es de un mes. La exposición al calor daña el látex, lo cual favorece el rompimiento.

El condón es un producto descartable y de uso único. Incluso si la segunda vez es entre las mismas personas, el condón no puede ser reutilizado.

Apenas abra la envoltura del condón a la hora de colocarlo. Cuidado con rasgarlo, evite materiales cortantes al abrirlo.

Para reducir el riesgo de ETS el condón debe ser colocado antes de que exista cualquier contacto entre los genitales, incluso si aún no hay intención de penetración.

El condón solo debe colocarse cuando el pene está erecto.

Cómo colocar el condón:

Con el pene erecto, coloque el condón en el glande (cabeza del pene) sujetando la punta receptora para evitar que quede llena de aire.

Desenróllelo hasta la base del pene. Si el condón no desenrolla fácilmente es porque está siendo colocado por el lado contrario. Cambie el lado e inicie el proceso de nuevo.

Si es colocado correctamente, la punta receptora del condón quedará “arrugada”, sin aire, en la punta del pene.

El condón siempre debe desenrollarse al máximo posible, a fin de quedar lo suficientemente justo en la base del pene.

Los condones ya vienen lubricados. Evite añadir cualquier otro producto lubricante, ya que puede dañar el látex. Si necesita mayor lubricación, use sólo lubricantes a base de agua con KY®.

No trate de colocar el condón en un pene no erecto. Quedará flojo y correrá el riesgo de desprenderse durante el acto sexual.

Una vez que haya eyaculado, termine la penetración antes de que el pene quede flácido, pues en ese momento el condón puede quedar flojo, permitiendo que la esperma se escurra por los lados. Existe también el riesgo de que el condón se desprenda y quede dentro de la vagina.

El condón debe ser cambiado siempre que haya cambio de sexo anal a sexo vaginal.

Después de retirarlo, se debe hacer un nudo en la base del condón y depositarlo en un basurero. No tire el condón dentro del inodoro.

¿Y si el condón se rompe?

Pese a ser un caso raro, el uso incorrecto o el almacenamiento del condón pueden eventualmente causar rompimientos o vaciamiento del mismo. Si el condón se revienta antes de la eyaculación, retire el pene, lávelo con agua y jabón (lo mismo para la vagina) y cambio de preservativo si quiere reiniciar el acto sexual. Si esto se hace inmediatamente, el riesgo de embarazo y transmisión de enfermedad es muy bajo. Atención: las mujeres deben evitar ducha vaginal a la hora de lavarse.

Si el condón se rompe después o durante la eyaculación, el pene debe ser retirado inmediatamente y ambos genitales deben ser lavados. Para evitar el embarazo, entre en contacto con su ginecólogo para orientaciones sobre anticoncepción de emergencia, como la píldora del día siguiente. Siempre que existe contacto entre mucosas y secreciones genitales hay riesgo de transmisión de ETS. Si tuvo algún problema con el condón y usted sospecha que su compañero(a) puede tener alguna enfermedad venérea, busque a un médico para recibir orientaciones de cómo debe proceder.

Este texto fue traducido por Carlos Ordóñez
Versión en portugués: CAMISINHA | Tudo o que você precisa saber