Actualizado en 14/06/2013

ANÁLISIS DE ORINA | Examen de orina

El examen de orina es usado como método diagnóstico complementar desde el siglo II. Se trata de un examen indoloro y de simple recolección, lo cual lo torna mucho menos penoso, para los pacientes, que los análisis de sangre, los cuales sólo pueden ser recogidos a través de la punzada en la vena con una aguja.

El análisis de orina puede ofrecernos pistas importantes sobre enfermedades sistémicas, principalmente las enfermedades de los riñones.

Los tres análisis de orina más comunes son:

Anormales y Sedimento urinario
Orina de 24 horas.
Cultivo de orina (urocultivo).

En este texto, hablaremos apenas del examen simple de orina (anormales y sedimento urinario). Las informaciones contenidas aquí tienen como objetivo ayudar a la comprensión de los resultados de los análisis de orina. De ninguna manera el paciente debe usar este texto para interpretar exámenes sin la orientación de un médico.

Análisis de orina

El análisis de orina es el examen de orina más simple, hecho a través de la recolección de 40-50 ml de orina en un pequeño recipiente de plástico. Normalmente solicitamos que se use la primera orina de la mañana, excluyendo el primer chorro. Esta pequeña cantidad de orina excluida sirve para eliminar las impurezas que puedan estar en la uretra (canal urinario que trae la orina de la vejiga). Después de la eliminación del primer chorro, se llena el recipiente con el resto de la orina.

La primera orina de la mañana es la más usada, sin embargo no es obligatorio que así sea. La orina puede ser recogida en cualquier periodo del día.

La muestra de orina debe ser recogida idealmente en el propio laboratorio, pues cuanto más fresca esté, más confiables son los resultados. Un intervalo de más de dos horas entre la recolección y la evaluación normalmente invalidan cualquier resultado, principalmente si la orina no hubiese permanecido bajo refrigeración.

Análisis de orina

El análisis de orina es divido en dos partes. La primera es hecha a través de reacciones químicas y la segunda por visualización de gotas de orina por el microscopio.

En la primera parte, se sumerge una cinta en la orina, llamada dipstick, como las que están en las fotos al lado. Cada cinta posee varios cuadraditos de colores compuestos por sustancias químicas que reaccionan con determinados elementos de la orina. Esta parte es tan simple que puede ser hecha en el propio consultorio médico. Después de un minuto, se comparan los colores de los cuadraditos con una tabla de referencia que suele venir en la envoltura de las propias cintas del análisis de orina.

A través de estas reacciones y con el complemento del examen microscópico, podemos detectar la presencia y la cantidad de los siguientes datos de la orina:

Análisis de orina

Densidad.
pH.
Glucosa.
Proteínas.
Hematíes (sangre).
Cetonas.
Urobilinógeno y bilirrubina.
Nitrito.
Cristales.
Células epiteliales y cilindros.

Los resultados del dipstick son cualitativos y no cuantitativos, es decir que la cinta identifica la presencia de esas sustancias citadas arriba, pero la cuantificación es apenas aproximada. El resultado es normalmente suministrado en una graduación de cruces de 1 a 4. Por ejemplo: una orina con “proteínas 4+” presenta una gran cantidad de proteínas; una orina con “proteínas 1+” presenta una pequeña cantidad de proteínas. Cuando la concentración es muy pequeña, algunos laboratorios suministran el resultado como «trazos de proteínas».

Vamos, entonces, a los valores de referencia:

Densidad

La densidad del agua pura es igual a 1000. Cuanto más cerca a este valor, más diluida está la orina. Los valores normales varían de 1005 a 1035. Orinas con densidad cerca de 1005 están bien diluidas; cercanas a 1035 están muy concentradas, indicando deshidratación. Orinas con densidad cerca de 1035 suelen ser muy amarillas y normalmente poseen hedor fuerte.

La densidad indica la concentración de las sustancias sólidas diluidas en la orina, sales minerales en su mayoría. Cuanto menos agua existe en la orina, mayor será su densidad.

pH

La orina es naturalmente ácida, ya que el riñón es el principal medio de eliminación de los ácidos del organismo. Mientras el pH de la sangre suele estar en torno de 7,4, el pH de la orina varía entre 5,5 y 7,0, o sea, mucho más ácida.

Valores de pH mayores o iguales a 7 pueden indicar la presencia de bacterias que alcalinizan la orina. Valores menores de 5,5 pueden indicar acidosis en la sangre o enfermedad en los túbulos renales.

El valor más común es un pH alrededor de 5,5-6, no obstante, incluso valores arriba o debajo de los descritos pueden no necesariamente indicar alguna enfermedad. Este resultado debe ser interpretado por su médico.

Glucosa

Toda la glucosa que es filtrada en los riñones es reabsorbida hacia la sangre por los túbulos renales. De este modo, lo normal es no presentar evidencia de glucosa en la orina.

La presencia de glucosa en la orina es un fuerte indicio de que los niveles sanguíneos están altos. Es muy común que personas con diabetes mellitus presenten pérdida de glucosa por la orina. Esto ocurre porque la cantidad de azúcar en la sangre está tan alta que parte de ésta acaba saliendo por la orina. Cuando los niveles de glucosa en la sangre están arriba de 200 mg/dl, generalmente hay pérdida en la orina.

La presencia de glucosa en la orina sin que el individuo tenga diabetes suele ser una señal de enfermedad en los túbulos renales. Eso significa que a pesar de no haber exceso de glucosa en la orina, los riñones no consiguen impedir su pérdida.

Básicamente, la presencia de glucosa en la orina indica exceso de glucosa en la sangre o enfermedad de los riñones.

Proteínas

La mayoría de las proteínas no son filtradas por el riñón, por eso, en situaciones normales, no deben estar presentes en la orina. En realidad, existe apenas una pequeña cantidad de proteínas en la orina, pero son tan pocas que no suelen ser detectadas por el test de la cinta. Por lo tanto, una orina normal no posee proteínas.

Existen dos posibilidades de que se presente el resultado de la proteínas en la orina: en cruces o un estimado en mg/dL:

Ausencia = menor que 10 mg/dL (valor normal)
Trazos = entre 10 y 30 mg d/L
1+ = 30 mg/dL
2+ = 40 a 100 mg/dL
3+ = 150 A 350 mg/DL
4+ = mayor que 500 mg/dL

La presencia de proteínas en la orina se llama proteinuria, y puede indicar enfermedad renal y debe ser siempre investigada. El examen de orina de 24h es normalmente hecho para cuantificar con exactitud la cantidad de proteínas que se está perdiendo en la orina.

Hematíes en la orina / hemoglobina en la orina / sangre en la orina

Así como en las proteínas, la cantidad de hematíes (glóbulos rojos) en la orina es insignificante y no pueden ser detectados a través del examen de la cinta. Una vez más, los resultados suelen ser suministrados en cruces. Lo normal es que haya ausencia de hematíes (hemoglobina).

Como los hematíes son células, pueden ser vistos con un microscopio. De este modo, además del test de la cinta, también podemos buscar hematíes directamente por medio del examen microscópico, una técnica llamada sedimentoscopia. A través del microscopio se puede detectar cualquier presencia de sangre, incluso cantidades mínimas no detectadas por la cinta.

En este caso, los valores normales son descritos de dos formas:

Menor de 3 a 5 hematíes por campo o menos de 10.000 células por mL.

La presencia de sangre en la orina, se llama de hematuria y puede ocurrir por diversas enfermedades, como infecciones, piedras en los riñones y enfermedades renales graves. Un resultado falso positivo puede suceder en las mujeres que recogen una muestra de orina cuando están en su periodo menstrual.

Una vez detectada la hematuria el próximo paso es evaluar la forma de los hematíes en un examen llamado de «dismorfismo eritrocitario». Los hematíes dismórficos son hematíes con morfología alterada, común en algunas enfermedades como la glomerulonefritis. Es posible que existan pequeñas cantidades de hematíes dismórficos en la orina sin que eso tenga relevancia clínica. Apenas valores arriba del 40% al 50% suelen ser considerados relevantes.

No es todo laboratorio que posee gente capacitada para ejecutar ese examen. Por eso, muchas veces no es hecho automáticamente. Es necesario que el médico solicite específicamente esa evaluación.

Leucocitos o piocitos

Los leucocitos, también llamados de piocitos, son los glóbulos blancos, nuestras células de defensa. La presencia de leucocitos en la orina suele indicar que hay alguna inflamación en la vías urinarias. En general, sugiere infección urinaria, pero puede estar presente en varias otras situaciones, como traumas, uso de sustancias irritantes o cualquier otra inflamación no causada por un agente infeccioso. Podemos simplificar y decir que leucocitos en la orina significan pus en la orina.

Como también son células, los leucocitos pueden ser contados en la sedimentoscopia. Valores normales están debajo de las 10.000 células por mL o 5 células por campo.

Algunos dipsticks presentan un cuadradito para detección de leucocitos, normalmente el resultado viene descrito como «esterasa leucocitaria». Lo normal es estar negativo.

Cetonas o cuerpos cetónicos

Los cuerpos cetónicos son productos de la metabolización de grasas. Normalmente no están presentes en la orina. Su detección por medio del dipstick puede indicar diabetes mellitus mal controlado o ayuno prolongado.

Urobilinógeno y bilirrubina

También normalmente ausentes en la orina, pueden indicar enfermedad epática (hígado) o hemólisis (destrucción anormal de los hematíes). La bilirrubina sólo suele aparecer en la orina cuando sus niveles sanguíneos sobrepasan 1,5 mg/dL.

El urobilinógeno puede estar presente en pequeñas cantidades sin que eso tenga relevancia clínica.

Nitritos

La orina es rica en nitratos. La presencia de bacterias en la orina transforma esos nitratos en nitritos. Por lo tanto, la cinta con nitritos positivos es una señal indirecta de la presencia de bacterias. No todas las bacterias tienen la capacidad de metabolizar el nitrato, por eso, el examen de orina con nitrito negativo de ninguna manera descarta infección urinaria.

En realidad, el análisis de orina apenas sugiere infección. La presencia de hematíes, asociado a leucocitos y nitritos positivos, habla mucho a favor de una infección urinaria, no obstante el examen más confiable es el urocultivo.

La investigación del nitrito es realizada a través de la reacción de Griess, que es e nombre dado a la reacción del nitrito con un medio ácido. Por eso, algunos laboratorios suministran el resultado como Griess positivo o Griess negativo, que es igual a nitrito positivo y nitrito negativo respectivamente.

Cristales

Este es tal vez el resultado más malinterpretado, tanto por pacientes como por algunos médicos. La presencia de cristales en la orina, principalmente de oxalato de calcio, no tiene ninguna importancia clínica. Al contrario de lo que se pueda imaginar, la presencia de cristales no indica una mayor propensión a la formación de cálculos renales.

Los únicos cristales con relevancia clínica son:

Cristales de cistina.
Cristales de magnesio-amonio-fosfato (estruvita).
Cristales de tirosina.
Cristales de bilirrubina.
Cristales de colesterol.

La presencia de cristales de ácido úrico, si es en gran cantidad, también debe ser valorada.

Células epiteliales y cilindros

La presencia de células epiteliales es normal. Son las propias células del tracto urinario que se descaman. Sólo tienen valor cuando se agrupan en forma de cilindro, recibiendo el nombre de cilindro epiteliales.

Como los túbulos renales son cilíndricos, toda vez que tenemos alguna sustancia (proteínas, células, sangre…) en gran cantidad en la orina, estas se agrupan en forma de cilindro. La presencia de cilindros indica que esta sustancia vino de los túbulos renales y no de otros puntos del tractor urinario, como la vejiga, uréter, próstata, etc. Esto es muy relevante, por ejemplo, en los casos de sangramiento, donde un cilindro hemático indica el glomérulo como origen, y no la vejiga, por ejemplo.

Los cilindros que pueden indicar algún problema son:

Cilindros hemáticos (sangre) = indican glomerulonefritis.
Cilindros leucocitarios = indican inflamación de los riñones.
Cilindros epiteliales = indican lesión de los túbulos.
Cilindros gordurosos = indican proteinuria.
Cilindro hialinos no indican enfermedad, sin embargo puede ser una señal de deshidratación.

La presencia de muco en la orina es inespecífica y normalmente ocurre por la acumulación de células epiteliales con cristales y leucocitos. Tiene poquísima utilidad clínica. Es una observación más.

En relación al análisis de orina (orina tipo I) es importante destacar que este es un análisis que debe ser siempre interpretado. Los falsos positivos y negativos son muy comunes y no se puede efectuar un diagnóstico apenas comparando los resultados con los valores de referencia.


Análisis de orina normal

Apenas como ejemplo, lo que sigue abajo es un modelo de cómo los laboratorios presentan los resultados del examen sumario de orina. Este examen está normal.

COLOR ———— amarillo citrino
ASPECTO ——— límpido
DENSIDAD ——- 1.0115 (normal varía entre 1005 y 1030)
PH —————– 5,0 (normal varía entre 5,5 a 7,5)

EXAMEN QUÍMICO

Glucosa ———- ausente
Proteínas ——- ausente
Cetona ———- ausente
Bilirrubina —– ausente
Urobilinógeno – ausente
Leucocitos —– ausente
Hemoglobina — ausente
Nitrito ———– negativo

MICROSCOPIA DE SEDIMENTO (sedimentoscopia)

Células epiteliales —- algunas
Leucocitos ————- 5 por campo
Hematíes ————— 3 por campo
Muco ——————– ausente
Bacterias ————— ausentes
Cristales —————- ausentes
Cilindros ————— ausentes

Este texto fue traducido por Carlos Ordóñez.
Versión en portugués: EXAME DE URINA | Leucócitos, nitritos, hemoglobina…