Actualizado en 24/06/2013

VASECTOMÍA | Cirugía y reversión

La vasectomía es la forma más efectiva de anticoncepción masculina. La vasectomía es una cirugía simple, que resulta en la esterilización permanente del hombre por impedir la liberación de espermatozoides en el líquido eyaculado. En este texto vamos a explicar lo que es la cirugía de la vasectomía y cuáles son las posibilidades de reversión.

La vasectomía es un método de esterilización masculina. Para leer sobre la ligadura de trompas, método de esterilización feminina, haga click en el enlace: LIGADURA DE TROMPAS.

Antes de hablar de vasectomía, para que entendamos cómo funciona la cirugía, vamos a echar una vistazo a la anatomía del sistema reproductivo masculino. Lea el texto mientras revisa la ilustración que se muestra abajo.

Los espermatozoides son producidos en nuestros testículos y almacenados hasta quedar maduros en el epidídimo, una estructura localizada en la parte superior de cada testículo. El epidídimo se une a la vesícula seminal por dos finos tubos llamados de canal deferente (ducto deferente). La vesícula seminal junto a la próstata son las responsables por la producción del líquido conocido como semen o esperma, que es eyaculado durante el orgasmo masculino.

Vasectomía

La lógica de la cirugía de la vasectomía es muy simple, basta causar una interrupción en el ducto deferente, y los espermatozoides almacenados en el epidídimo no lograrán llegar a la vesícula seminal. De este modo, el esperma eyaculado saldrá sin un solo espermatozoide presente.

¿Cómo se realiza la cirugía de vasectomía?

La vasectomía es un procedimiento quirúrgico tan simple que no necesita realizarse en un ambiente de hospital. El urólogo hace una pequeña anestesia local en la piel de la bolsa escrotal y con un pequeño corte exterioriza el ducto deferente. A partir de ahí, basta cortarlo y después suturar cada una de las puntas. La cirugía dura entre 15-20 minutos.

El paciente recibe alta algunos minutos después de finalizado el procedimiento y debe mantenerse en reposo por dos o tres días. Ducha sólo después de 24-48 horas; retornar al trabajo, después de cinco días; ejercicios físicos sólo después de una semana, por lo menos. Es siempre recomendable confirmar esos plazos con el médico que realizó la operación.

Operación de vasectomía
Haga clic en la imagen para verla más grande. Nota: la imagen arriba puede ser considerada como ofensiva para algunas personas.

En los dos o tres primeros días es posible que se sienta dolor e incomodidad en la región escrotal. Este dolor suele ser mínimo y disminuye con analgésicos comunes.

El paciente puede volver a tener relaciones sexuales después de una semana, pero en este periodo todavía pueden haber espermatozoides viables en el esperma. Son necesarias unas 20 eyaculaciones para limpiar todo el ducto. Después de tres meses se indica una evaluación del semen para buscar espermatozoides. Si no hubiesen más, el paciente puede ser considerado estéril. La tasa de éxito de la vasectomía es de 99,8%.

Complicaciones de la vasectomía

La vasectomía es una cirugía simple con baja tasa de complicaciones. En los primeros días del pos-operatorio es común que haya sangre en el esperma, hinchazón en la bolsa escrotal y dolor local.

Es posible que en las primeras semanas suceda a través de la incisión de los ductos deferentes un pequeño vaciamiento de espermatozoides hacia adentro de la bolsa escrotal. Este vaciamiento puede desencadenar una reacción inflamatoria y la formación de granulomas de esperma, que pueden notarse como pequeños nódulos dolorosos en el trayecto del ductor deferente. El granuloma es una masa formada por la mixtura de espermatozoides y células de defensa de nuestro sistema inmune.

Otra complicación posible es la sensación de peso, plenitud o dolor en la bolsa escrotal a causa de la acumulación de espermatozoides en el epidídimo. Después de algunas semanas, el testículo comienza a disminuir la producción de espermatozoides y el organismo comienza a absorber los que ya existen, resultando en una mejoría de la congestión. Son raros los casos en los que no hay mejoría de la incomodidad y el paciente necesita ser evaluado nuevamente por el urólogo.

Mitos sobre la vasectomía

Existen muchas informaciones falsas, acerca de la vasectomía, circulando entre los pacientes. Podemos afirmar que:

La vasectomía NO causa impotencia sexual.
La vasectomía NO causa pérdida de la libido.
La vasectomía NO aumenta el riesgo de ningún tipo de cáncer.
La vasectomía NO aumenta el riesgo de ninguna enfermedad cardiaca.

También es importante destacar que la vasectomía es un método anticonceptivo que no disminuye las posibilidades de transmisión o contaminación de cualquier enfermedad de transmisión sexual (ETS). El hombre continúa eyaculando normalmente, la diferencia es que no habrá más espermatozoides en medio del esperma. Si el paciente vasectomizado tiene alguna ETS, el riesgo de transmisión permanece igual.

Reversión de la vasectomía

La vasectomía en algunos casos puede ser reversible, pero la cirugía de reversión es mucho más compleja. Cuanto más tiempo ha transcurrido después de la vasectomía, menores son las posibilidades de que la reversión tenga éxito. Después de 15 años de vasectomía, menos de un tercio de las reversiones son efectivas.

Este texto fue traducido por Carlos Ordóñez.
Versión en portugués: VASECTOMIA | Cirurgia e reversão