Actualizado en 17/06/2013

PROSTATITIS | Síntomas y tratamiento

Prostatitis es un término amplio que engloba varias condiciones que cursan con inflamación de la próstata. En este texto vamos a abordar los diferentes tipos de prostatitis, explicando sus causas síntomas y opciones de tratamiento.

La próstata

La próstata es una glándula del tamaño de una nuez (3-4 cm de diámetro), con aproximadamente 20 gramos de peso, presente apenas en el sexo masculino. Se localiza en la base de la vejiga y circunda la parte inicial de la uretra, canal que drena la orina de la vejiga.

Próstata

Cerca del 70% del líquido eyaculado durante el orgasmo es producido por la próstata. Este líquido es una secreción alcalina (con pH elevado) que se mezcla y protege los espermatozoides del ambiente ácido de la vagina, aumentando su movilidad y facilitando la llegada de los mismos al óvulo.

Debido a su localización anatómica, las enfermedades de la próstata suelen causar síntomas asociados a la orina y la vejiga, como dolor al orinar y debilidad del chorro urinario.

Si usted quiere saber más sobre otras enfermedades de la próstata, lea:

CÁNCER DE PRÓSTATA | Síntomas y tratamiento
HIPERPLASIA BENIGNA DE PRÓSTATA
SÍNTOMAS DE LA PRÓSTATA
BIOPSIA DE LA PRÓSTATA

Prostatitis

La prostatitis no es una enfermedad única, sino un grupo de cuatro enfermedades que cursan con síntomas semejantes, relacionados a la inflamación de la próstata. Actualmente, la prostatitis se divide en cuatro grupos:

I. Prostatitis aguda.
II. Prostatitis bacteriana crónica.
III. Prostatitis no bacteriana crónica o síndrome de dolor pélvico crónico (III.a inflamatorio / III.b no inflamatorio).
IV. Prostatitis inflamatoria asintomática.

La categoría III.b (Prostatitis no bacteriana crónica / síndrome de dolor pélvico crónico no inflamatorio) era antiguamente llamada de prostatodinia.

Vamos a hablar un poco sobre cada una de ellas.

I. Prostatitis aguda

La prostatitis aguda es un cuadro inflamatorio normalmente causado por una infección bacteriana de la próstata. Las bacterias más comunes de la prostatitis aguda son las mismas que suelen causar infección urinaria, como E. coli, Klebsiella y Proteus. La contaminación de la próstata se da por la invasión de bacterias que se encuentran en la uretra o en la vejiga, normalmente debido a una orina previamente contaminada.

Entre los principales factores de riesgo de la prostatitis aguda podemos citar:

Infección urinaria (lea: INFECCIÓN URINARIA | CISTITIS).
Uso de catéter vesical.
Traumas locales por uso prolongado de bicicletas o andar a caballo.
Infección por VIH (lea: SÍNTOMAS DEL VIH Y SIDA).
Uretritis por enfermedades de transmisión sexual.

Síntomas de la prostatitis aguda

La prostatitis aguda puede ocurrir tanto en hombres jóvenes como en ancianos y sus principales síntomas incluyen:

  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Disuria.
  • Dificultad para orinar.
  • Dolor pélvico.
  • Orina turbia.
  • Malestar.
  • Dolores musculares y en las articulaciones.

Los síntomas de la prostatitis aguda pueden ser muy intensos, siendo necesario, muchas veces, que el paciente sea hospitalizado. La sepsis es una complicación posible de esta infección.

Diagnóstico de la prostatitis aguda

El diagnóstico de la prostatitis aguda se lleva a cabo por medio de la evaluación conjunta de las señales clínicas y del tacto rectal, que demuestra una próstata dolorosa. Así como en la infección urinaria, el cultivo de orina sirve para identificar la bacteria responsable por la infección. El examen simple de orina suele presentar piocitos en la orina (pus) y sangrado microscópico (lea: ANÁLISIS DE ORINA | Examen de orina).

En los análisis de sangre, la medición del PSA puede ayudar, pues el mismo suele estar elevado durante las prostatitis. Los marcadores de actividad inflamatoria como PCR y VHS también se encuentran elevados y el hemograma suele presentar leucocitosis (lea: HEMOGRAMA | Valores Normales).

Tratamiento de la prostatitis aguda

La prostatitis aguda tiene cura y el tratamiento se hace con administración de antibióticos por un periodo medio de cuatro semanas. Como las bacterias que causan la prostatitis suelen ser las mismas de la infección urinaria, los antibióticos también son iguales, siendo el Bactrim® y las quinolonas (ciprofloxacino, levofloxacino y norfloxacino) los más usados. Los antibióticos pueden ser alterados posteriormente de acuerdo con los resultados del cultivo de orina, que suelen demorar entre 48-72 horas.

Los síntomas suelen comenzar a desaparecer con 48 horas de antibioticoterapia. Después de siete días de tratamiento, el cultivo de orina ya es negativo y no presenta más bacterias en la orina.

Para el alivio del dolor, los analgésicos comunes y antiinflamatorios pueden ser usados si no hubiesen contraindicaciones.

II. Prostatitis bacteriana crónica

La prostatitis bacteriana crónica es una complicación posible de la prostatitis aguda no debidamente tratada.

El cuadro es mucho más blando que en el caso de la prostatitis aguda y los síntomas pueden ser sutiles. En la mayoría de los casos, las quejas se restringen a disuria (incomodidad al orinar), ganas de orinar frecuentemente y malestar. La fiebre, cuando se presenta, suele ser baja.

Como usted pudo notar, muchos de los síntomas de la prostatitis crónica son semejantes a los de la cistitis (infección de la vejiga), pudiendo causar alguna confusión en el diagnóstico. Es importante saber que en los hombres adultos y/o jóvenes, la cistitis es una infección poco común, de manera que la prostatitis debe ser siempre una de las hipótesis diagnósticas en los pacientes de sexo masculino con síntomas semejantes a los de una infección urinaria.

El diagnóstico de la prostatitis crónica también se lleva a cabo a través del historial clínico y del tacto rectal. En este caso, durante el tacto rectal, es posible realizar el masaje de la próstata para estimular la secreción de líquidos para el análisis de laboratorio. El masaje prostático nunca debe realizarse en la prostatitis aguda debido al riesgo de estimular la liberación de bacterias hacia la corriente sanguínea. El cultivo de orina recogido después del masaje prostático también es una opción para el diagnóstico de la prostatitis crónica.

Las bacterias que causan la prostatitis crónica son, en general, las mismas que en la prostatitis aguda. El paciente que presenta síntomas de prostatitis crónica, con pus en el examen simple de orina, pero cuyos cultivos de orina y cultivos de la secreción prostática son persistentemente negativos, deben ser investigados respecto a una infección por clamidia.

El tratamiento de la prostatitis crónica es semejante al de la prostatitis aguda, con duración entre 4-6 semanas. Pacientes que presentan infección recurrente pueden necesitar de tratamiento más prolongado.

III. Prostatitis no bacteriana crónica o síndrome del dolor pélvico crónico

El síndrome del dolor pélvico crónico es un síndrome que cursa con síntomas urológicos e incomodidad en la región pélvica. El término síndrome del dolor pélvico crónico es más correcto que prostatitis no bacteriana crónica, porque muchas veces no hay inclusión de la próstata en el cuadro, pese a que los síntomas sugieren prostatitis crónica.

El síndrome del dolor pélvico crónico es un diagnóstico de exclusión, es decir, sólo puede ser dado después que se descartan la prostatitis bacteriana y otras causas de dolor pélvico como tumores, infecciones urinarias, hemorroides y enfermedades testiculares.

Los síntomas del síndrome de dolor pélvico crónico incluyen aquellos de la prostatitis crónica y otros como dolor pélvico, incomodidad anal e incomodidad en los testículos.

No hay tratamiento específico para el síndrome del dolor pélvico crónico. Cuando no se logra descartar una prostatitis bacteriana crónica, un régimen de cuatro semanas de antibióticos es un procedimiento aceptable. En los casos en los que no es posible determinar la causa del dolor, el tratamiento se limita al uso de analgésicos.

Este texto fue traducido por Carlos Ordóñez.
Versión en portugués: PROSTATITE | Sintomas e tratamento