Actualizado en 17/06/2013

LIGADURA DE TROMPAS

La ligadura tubaria, también llamada de ligadura de trompas, o simplemente ligadura, es un procedimiento de esterilización que tiene como objetivo impedir el embarazo.

En este artículo sobre la ligadura vamos a abordar los siguientes puntos:

  • Qué es la ligadura tubaria.
  • Para qué sirve la ligadura.
  • Cómo es la cirugía para ligadura.
  • Como se hace la ligadura sin cirugía.
  • Eficacia de la ligadura.
  • Complicaciones de la ligadura quirúrgica y de la ligadura no quirúrgica.

La ligadura es un método de esterilización femenina. Para leer sobre la vasectomía, método de esterilización masculina, haga click en el enlace: VASECTOMÍA | Cirugía y reversión.

¿Qué es la ligadura tubaria?

El sistema reproductor femenino está compuesto básicamente por dos ovarios, dos trompas de Falopio, un útero y una vagina. Las trompas de Falopio, también conocidas como tubos uterinos, son una especie de tubo que liga los ovarios al útero.Ligadura de trompas

Cada ciclo menstrual, uno de los ovarios libera un óvulo para ser fecundado. Este óvulo es lanzado en dirección a una de las trompas, donde queda a la espera de un espermatozoide que llegará para una eventual fertilización.

La ligadura tubaria funciona como método anticonceptivo definitivo porque es un procedimiento que causa interrupción en el trayecto de ambas trompas, impidiendo así que los espermatozoides lleguen al óvulo liberado por cualquiera de los ovarios.

La ligadura de trompas no impide la ovulación ni interfiere en el ciclo hormonal femenino, de tal manera que no causa ninguna alteración en el ciclo menstrual.

La ligadura impide el embarazo, pero no tiene ningún efecto protector sobre las enfermedades de transmisión sexual.

¿Cómo se realiza la ligadura?

Actualmente existen tres opciones para la realización de la ligadura tubaria:

Vía laparoscópica

La ligadura por laparoscopia es un procedimiento quirúrgico realizado por medio de una pequeña incisión cerca del ombligo y en la parte inferior del abdomen, con introducción de un dispositivo llamado laparoscopio, usado para ver las trompas de Falopio. El médico puede usar un anillo o clips para cerrar las trompas. Otra posibilidad es cauterizar las mismas por medio del calor.

Minilaparotomía

La minilaparotomía es un procedimiento quirúrgico realizado inmediatamente después del parto o hasta dos días después. El médico hace una pequeña incisión en el abdomen y, en seguida, remueve una parte de las trompas de Falopio de cada lado. El procedimiento no debe realizarse muchos días después del parto, de tal forma que el útero aún esté grande, lo cual facilita la cirugía.

Ligadura tubaria histeroscópica

La ligadura tubaria histeroscópica es una ligadura sin cirugía, que puede realizarse fuera del ambiente hospitalario, apenas con anestesia local. Este es actualmente el procedimiento más indicado para la ligadura tubaria.

Este tipo de ligadura se realiza por vía endoscópica, a través de la vagina. Existen dos métodos diferentes:

Técnica Essure®

En este procedimiento, el aparato endoscópico, llamado histeroscopio, entra por la vagina, atraviesa el útero y llega hasta las trompas, donde inserta una pequeña pieza metálica llamada Essure.

La inserción de un objeto extraño en las trompas, como el Essure, causa una reacción del sistema inmunológico, provocando inflamación y posterior crecimiento del tejido cicatricial, lo cual provoca el cierre de las trompas.

El proceso de cerramiento de las trompas demora alrededor de tres meses para ser concretizado. Después de dicho periodo, la mujer realiza un examen llamado histerosalpingografía, que consiste en una radiografía del sistema reproductor femenino luego de la administración de contraste. Si el Essure estuviese causando interrupción efectiva de las trompas, el contraste no conseguirá llegar hasta el final de las mismas, comprobando la obstrucción completa del tubo uterino.

En el 10-15% de los casos, la ligadura histeroscópica necesita ser repetida, pues la obstrucción de las trompas no se obtiene al 100% después de 3 meses.

Técnica Adiana®

Este procedimiento es semejante al Essure, siendo también realizado por vía histeroscópica. No obstante, en lugar de colocar una pequeña pieza metálica en cada trompa, el endoscopio emite energía de radiofrecuencia para el interior de las trompas, provocando una reacción inflamatoria, y después inserta una pastilla de silicona en el lugar de la ablación para garantizar la obstrucción de las mismas.

Las ventajas de la esterilización histeroscópica (Essure o Adiana) incluyen la ausencia de sedación, anestesia general, incisiones quirúrgicas u hospitalización. Las desventajas incluyen la necesidad de una forma alternativa de control de la natalidad durante tres meses después de la realización del procedimiento y la posible necesidad de repetición del mismo, en caso de no haber bloqueo total de las trompas después de 3 meses.

Complicaciones de la laqueadura

La laqueadura quirúrgica, realizada por la laparoscopia o por minilaparotomía, presenta una tasa de complicaciones de 0,1%. Las más comunes incluyen infección, lesión de vejiga o de intestinos, hemorragia interna o problemas relacionados a la anestesia.

La tasa de complicación con la esterilización histeroscópica es de cerca del 0,002%. La complicación más común es la lesión de la pared del útero, un problema que no suele causar mayores trastornos, incluso porque la paciente que se somete a la ligadura ya no pretende quedar embarazada.

Las tres técnicas de ligadura presentan una tasa de éxito por encima del 99%. Hay trabajos de investigación que muestran que después de 15 años de ligadura de las trompas, menos del 1% de las mujeres quedaron embarazadas. El gran problema es que en la minoría de los casos el embarazo acaba siendo ectópico (embarazo tubario). Por ello, toda mujer con ligadura de trompas debe buscar de inmediato a su ginecólogo en caso de presentar embarazo menstrual.

La ligadura tubaria no altera el ciclo menstrual ni interfiere en el deseo sexual de la mujer.

Reversión de la ligadura

El arrepentimiento en relación a la esterilización definitiva generalmente surge en las mujeres que realizan la ligadura cuando aún son jóvenes, antes de los 25 años. Son mujeres que muchas veces se separan, se casan nuevamente y quieren tener un hijo con su nueva pareja.

La ligadura es considerada una esterilización definitiva. En algunos casos, la reversión es posible pero hay riesgos, y el procedimiento es mucho más complejo que el de la ligadura de trompas. La tasa de éxito de la reversión es de apenas un 20%. Por eso, si el paciente tiene alguna duda o inseguridad, la ligadura no debe ser el método anticonceptivo a elegir.

Este texto fue traducido por Carlos Ordóñez.
Versión en portugués: LAQUEADURA | Ligadura de trompas