Actualizado en 21/06/2013

¿QUÉ ES LA ADENOIDES?

Las adenoides son dos pequeñas glándulas compuestas por tejido linfoide, semejantes a las amígdalas y a los linfonodos. En este texto vamos a abordar los siguientes puntos sobre las adenoides:

  • ¿Qué son las adenoides?
  • Problemas comunes de las adenoides.
  • Hipertrofia de las adenoides.
  • Síntomas de las adenoides.
  • Tratamiento de las adenoides.
  • Cirugía para las adenoides (adenoidectomía).

¿Qué son las adenoides?

Nacemos con dos adenoides que están localizadas en el punto más posterior de la garganta, específicamente en la región de la nasofaringe. Al contrario de las amígdalas, no es posible ver las adenoides al abrir la boca, pues estas están encima del paladar (cielo de la boca).

Adenoides

Así como las amígdalas y otros linfonodos, las adenoides tienen como función la producción de linfocitos y anticuerpos, ayudando al organismo a defenderse de microorganismos que invaden las cavidades nasal y oral. Sin embargo, las adenoides no son esenciales y su retirada quirúrgica no parece causar ningún problema en el sistema inmunológico del paciente.

Habitualmente, las adenoides son formadas en el séptimo mes de vida del feto, continuando su crecimiento hasta aproximadamente los 5-6 años de edad. A partir de los 8-10 años, las adenoides comienzan a retroceder, desapareciendo totalmente hasta la vida adulta.

Problemas en la adenoides

Todos los niños tienen adenoides. Como acabamos de explicar, adenoides no es el nombre de una enfermedad, sino de una glándula que todo ser humano tiene durante la infancia.

El problema con las adenoides surge cuando estas crecen demasiado y llegan a obstruir el paso del aire por la cavidad nasal. Las adenoides grandes son conocidas popularmente como «carne esponjosa». El término médico correcto es hipertrofia de las adenoides.

Las adenoides se vuelven hipertrofiadas generalmente en niños con repetidas infecciones de garganta. Es común que la inflamación de la adenoides, llamada adenoiditis, esté acompañada de amigdalitis y faringitis (lea: DOLOR DE GARGANTA | Faringitis y amigdalitis).

Los niños con hipertrofia de adenoides y/o adenoiditis de repetición suelen presentar, además de los síntomas de dificultad respiratoria que serán explicados más adelante, cuadros de otitis media de repetición, sinusitis crónica y rinitis persistente.

Después de algunos episodios de amigdalitis/adenoiditis, la propia adenoides puede pasar a albergar algunas bacterias, sirviendo como fuente para futuras infecciones respiratorias.

Síntomas de la adenoides

Las adenoides de tamaño normal no provocan ningún síntoma y desaparecen en la adolescencia sin provocar problemas. No obstante, en algunos niños con infección respiratoria de repetición, las adenoides pueden crecer, tornándose permanentemente hipertrofiadas durante toda la infancia.

Las adenoides hipertrofiadas pueden obstruir el paso del aire por la cavidad nasal, provocando alteraciones como respiración ruidosa, respiración permanente por la boca, apnea del sueño, ronquidos nocturnos, voz nasal, coriza persistente y sensación de oído tapado.

Las dificultades respiratorias son más comunes por la noche, pues cuando dormimos nuestra musculatura se relaja, aumentando así la obstrucción de las vías aéreas por la adenoides hipertrofiada. Los niños con adenoides grandes pueden tener pesadillas frecuentes, sueño irregular, sueño turbulento y episodios cortos de paro respiratorio, llamados apnea nocturna. El niño duerme mal y pasa el día irritado, cansado y somnoliento.

La hipertrofia de las adenoides hacen que los niños respiren persistentemente por la boca, lo cual produce alteraciones en la anatomía del rostro y de los dientes, provocando una apariencia llamada facies adenoidea. Los niños con facies adenoidea característicamente poseen un rostro alargado, dientes incisivos prominentes, dientes agrupados, mandíbula poco desarrollada, labio superior corto, orificios nasales elevados y un paladar arqueado.

Tratamiento de la adenoides

Las adenoides hipertrofiadas sólo comienzan a desaparecer a partir de los siete años de edad. Como muchos niños presentan complicaciones desde los 2-3 años, esto puede muchas veces significar al menos cuatro años de infecciones de repetición, dificultad respiratoria, sueño ineficaz y alteraciones en la anatomía del rostro.

El único tratamiento para las adenoides grandes es la cirugía, llamada adenoidectomía. Como las adenoides disminuyen espontáneamente con el tiempo, la indicación de la cirugía tiene que ser bien hecha, pesando los riesgos quirúrgicos con las complicaciones causadas por la obstrucción de las vías aéreas.

La cirugía para la remoción de las adenoides es generalmente indicada en niños con obstrucción grave de las vías respiratorias, principalmente en aquellos de 3-4 años con dificultades para dormir, con otitis media y/o sinusitis de repetición. En los cuadros más leves, el tratamiento se lleva a cabo con antibióticos y corticoides durante las crisis (amigdalitis/adenoiditis), sin que sin indique la cirugía.

Durante el acto quirúrgico para la retirada de las adenoides, frecuentemente las amígdalas también son removidas.

La adenoidectomía es una cirugía relativamente simple y corta, pero se realiza bajo anestesia general. El procedimiento lo realiza un médico otorrinolaringólogo. Habitualmente el paciente queda interno por apenas un día. Si todo sale bien, el niño puede volver a frecuentar la escuela después de una o dos semanas (se debe evitar contacto con niños con infección respiratoria en las primeras dos semanas de posoperatorio).

Este texto fue traducido por Carlos Ordóñez.
Versión en portugués: O QUE É A ADENOIDE?